000
Jueves 18.08.2022  05:20
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia, Tecnolog��a y Educaci��n H��drica
| 22-06-2022

Traducir a :   Traducir
Según un estudio, las aguas dulces emiten metano incluso cuando se secan   
iagua.es ( España )
Según un estudio, las aguas dulces emiten metano incluso cuando se secan Las aguas dulces son una fuente de gases de efecto invernadero que se subestima. En un estudio publicado en Science of The Total Environment, investigadores del Instituto Leibniz de Ecología del Agua Dulce y Pesca Continental (IGB) han demostrado que incluso las masas de agua que se han secado pueden liberar cantidades considerables de metano.

El metano se produce cuando la materia orgánica se descompone en ausencia de oxígeno. Puede liberarse, por ejemplo, durante la extracción de carbón, petróleo o gas natural. Se produce en los estómagos de rumiantes, pero también en las aguas interiores y en los océanos.

Varios procesos de producción de metano en las masas de agua
"Entre los tipos de agua dulce que liberan gases de efecto invernadero, los embalses y los lagos son los principales emisores", explicó el profesor Hans-Peter Grossart, investigador del IGB. "Esto se debe a que la materia orgánica de las plantas y animales muertos se hunde en el fondo del agua pobre en oxígeno de los lagos y embalses más de lo que se hunde en las aguas corrientes. Esta liberación de metano se intensifica con el aumento de las temperaturas. En pequeñas burbujas de gas, el metano sube desde el fondo a la superficie del agua y entra así en la atmósfera."

Durante mucho tiempo, los investigadores suponían que el metano sólo se formaba en las masas de agua donde no había oxígeno. "Estudios recientes demuestran que este gas de efecto invernadero también se produce en la columna de agua rica en oxígeno: por ejemplo, varias especies de fitoplancton -cianobacterias, diatomeas y haptofitas- emiten metano durante su fotosíntesis", explica la Dra. Mina Bizic, investigadora del IGB, que ha recopilado los conocimientos sobre la formación de metano por el fitoplancton en un artículo científico.

También se produce metano en los sedimentos secos
El metano se produce incluso donde no hay agua: se sabe que las masas de agua que se están secando son una fuente de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono. Sin embargo, hasta ahora se sabía poco sobre si estas zonas liberan metano y en qué cantidad. Un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Radboud (Países Bajos) ha calculado las emisiones globales de metano de las zonas que se secan de lagos, estanques, embalses y ríos en diferentes zonas climáticas. Los investigadores también determinaron los factores ambientales que controlan estas emisiones.

Hans-Peter Grossart, que participó en el estudio, dijo "Las emisiones de metano de las aguas continentales secas fueron sistemáticamente superiores a las emisiones medidas en los suelos adyacentes de las laderas en todas las zonas climáticas y en todos los sistemas acuáticos, excepto los arroyos. Globalmente, los cauces y fondos secos de aguas interiores emiten 2,7 millones de toneladas de metano al año, según las proyecciones, y es probable que las emisiones aumenten.”

El tipo de masa de agua en sí y la zona climática no influyeron en la cantidad de metano liberado. El contenido de materia orgánica en el fondo de la masa de agua en combinación con la temperatura local y la humedad fueron los factores que más influyeron. Se producen cantidades especialmente elevadas de metano al principio del proceso de secado y cuando el agua vuelve a inundar la zona drenada, por ejemplo, debido a fuertes lluvias.

Mayores emisiones de metano como consecuencia del cambio climático
Los procesos relacionados con el cambio climático podrían impulsar aún más las emisiones de metano. Por un lado, las masas de agua se están calentando. Además, el contenido de oxígeno en los lagos está disminuyendo en todo el mundo. Hans-Peter Grossart participó en un estudio de Nature que cuantificó el agotamiento del oxígeno en 400 lagos de diferentes zonas climáticas: De media, el contenido de oxígeno de las masas de agua estudiadas disminuyó un 5,5% en la superficie y un 18,6% en la zona profunda en los últimos 40 años.

"El fitoplancton también emitirá más metano en el futuro, simplemente porque habrá más cantidad en las masas de agua", predijo Mina Bizic. Esto se debe a que el aumento de la carga de nutrientes y el calentamiento de las masas de agua se consideran las principales causas del reciente aumento de las floraciones de fitoplancton. Además, las floraciones de fitoplancton pueden aumentar la aparición de zonas muertas sin oxígeno. Esto, a su vez, impulsa la formación clásica de metano debido al agotamiento del oxígeno.

"Las emisiones de metano de las zonas secas también aumentarán como consecuencia de la mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos -sequías y lluvias torrenciales-, ya que es precisamente durante estos cambios cuando se emite una cantidad especialmente grande de gases de efecto invernadero", añadió Hans-Peter Grossart.

¿Qué se puede hacer?
Para mantener a raya la formación de metano en las masas de agua a pesar del cambio climático, las medidas para mejorar la calidad del agua son útiles. "Si se introducen menos nutrientes en las masas de agua, se forma menos materia orgánica. Además, se producirán menos floraciones de fitoplancton", explica Mina Bizic.

Las medidas que mantienen el agua en el paisaje y estabilizan las aguas subterráneas también son útiles, porque muchos lagos se alimentan de aguas subterráneas. Las masas de agua se están secando no sólo por el aumento de la evaporación, sino también por el descenso de los niveles de las aguas subterráneas. La creación de humedales y turberas garantiza que se compensen tanto las deficiencias como los excedentes de agua. Las turberas tienen otra ventaja: "Una turbera ecológicamente intacta actúa como sumidero de carbono a largo plazo. Si se seca, se liberan gases de efecto invernadero.”

Una turbera drenada emite una media de 15 toneladas de CO2 por hectárea y año. En una turbera seminatural se produce sin duda metano. Sin embargo, las emisiones de metano de una turbera drenada suelen ser mayores, debido también a la elevada liberación de metano de las numerosas zanjas de drenaje. Por lo tanto, proteger las turberas es siempre proteger el clima", explicó el Dr. Dominik Zak, investigador invitado del IGB e investigador de turberas en la Universidad de Aarhus (Dinamarca).